Se inician los talleres del Círculo Matemático de la ULagos

La iniciativa en la que participan académicos y estudiantes egresados de la carrera de pedagogía en matemáticas, tiene como misión y desafío, divulgar las matemáticas a la comunidad osornina.

 Fuente: Noticias ULagos

El denominado padre de las matemáticas, Pitágoras, tal vez nunca imaginó cuando fundó su Escuela Pitagórica, en las colonias italianas de Grecia, la trascendencia de las matemáticas, tanto para el desarrollo intelectual, el pensamiento lógico, crítico y abstracto; y que las enseñanzas de los pitagóricos que se transmitían por vía oral, serían replicadas muchos siglos después, en el sur del mundo, y específicamente en un taller abierto a la comunidad, originado por matemáticos de la Universidad de Los Lagos.

En la actualidad, el académico del Departamento de Ciencias Exactas, Carlos Martínez,  realiza una invitación para el nuevo Ciclo de Talleres del “Círculo Matemático”, que comenzó en octubre del año pasado (hasta enero), y que retomó sus actividades en marzo de 2017, en el Museo Interactivo de Osorno (11:00 a 13:00 horas), tiene como fundamento, “divulgar matemática, tener apreciación por la matemática y tener una comunión por la matemática”, sostiene el académico.

El “Círculo Matemático Kimche”, comenta el académico, es una organización sin fines de lucro, formada por alumnos, egresados y académicos vinculados a la carrera de Pedagogía en Matemáticas y Computación del Departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Los Lagos, Campus Osorno.

En este contexto, el profesor Carlos Martínez, profundiza en el argumento: “La dinámica, la didáctica, que aplicamos nosotros, son talleres. Proponemos un tema, una idea matemática que sea enigmática, interesante, entretenida y la tratamos de motivar desde una problemática, desde un ejercicio, una pregunta y eso da la posibilidad de dialogar, preguntar e interactuar y como segunda parte hacemos resolución de problemas”, afirma.

El docente complementa sus fundamentos, explicando que en los talleres “se elaboran pequeños enunciados que se les entregan a los que participan: “Nosotros también somos parte del desarrollo de estos problemas, los comentamos, los criticamos. El balance final es que en dos horas, que pasan muy rápido,  nuestro objetivo principal es que una idea, un concepto desde las matemáticas, y, muchas veces el día a día, nos pone acertijos, y la idea es que nosotros estemos atentos a tomar esas situaciones cotidianas. Hay mucha noticia hoy en día sobre matemática y nosotros también nos damos la posibilidad de conversar esa noticia, con alumnos de enseñanza media y también del último ciclo de básica”, argumentó.

Desafíos

Entre los desafíos que presenta esta iniciativa, según Carlos Martínez, es la de incorporar más voluntarios, estudiantes de pedagogía, que son los monitores de los talleres, “y en esta medida, vamos a poder llegar a un público más numeroso. Nuestro número ahora es 20 personas como meta. A medida que llegan más voluntarios podemos ir aumentando las personas”, indicó.

En cuanto a los estudiantes que acompañan al líder del Círculo Matemático, existe una motivación que los guía a realizar esta actividad matemática en los talleres. Así lo manifiesta Fernando Carrasco, estudiante de Pedagogía en Matemáticas y Computación quien explica que “una de las situaciones agradables de la actividad es que se pueden hacer cosas, que por tiempo, no se puede en el aula, como responder las interrogantes de los estudiantes. Aquí, en estos talleres, tienes el tiempo suficiente para conversar, responder preguntas, resolver problemas, lo que hace más interesante el encuentro  ya que nace de ellos”.

César Santibáñez, también estudiante de Pedagogía en Matemáticas y Computación, comentó su participación: “Siempre nos gustó la matemática y esta instancia de poder compartirla con otros, fuera de nuestro trabajo diario. Lo encontramos interesante. Nos pareció una idea agradable, una idea buena, que tenía mucho sentido: el compartir con chicos. Quizá hay diferencias con los conocimientos matemáticos, pero entre todos poder construir, ideas, conceptos, discusiones, porque muchas veces no podemos estar de acuerdo, pero respetando los puntos de vista importantes, sí se crece como persona desde el ámbito de la matemática. Somos poco populares, ya que siempre las matemáticas han sido una asignatura fome, tediosa, pero si podemos juntarnos a pasarlo bien en este mundo matemático, ¿por qué no?, es una buena instancia”, reflexiona.

Matemática entretenida

Fernando Torres, que cursa segundo medio en el colegio Santa Marta, explicó que la actividad “me pareció una iniciativa súper buena, porque uno puede aprender más matemáticas, además del colegio y uno se va reforzando cada día. Este encuentro me gustó porque es muy interactivo, son ejercicios buenos”, afirmó.

Al consultarle qué les diría a los demás estudiantes, Fernando Torres, hizo un llamado: “Les digo a los demás estudiantes que vengan, porque hay profesores de matemáticas que pueden ayudar, son súper simpáticos. No hay que tener miedo a las matemáticas, porque uno aquí puede mejorar y comprender. Yo por esto voy a invitar a unas amigas para que vengan”, enfatizó.

Del colegio Mission College, Cristina Hernández, también está en segundo medio y relata que “llegué a aprender matemáticas y ejercicios matemáticos. Esta es una clase distinta, entretenida, más entendible. Hemos visto desarrollos matemáticos, problemas matemáticos entretenidos, con cartas, en la pizarra. Es una clase que me motiva y quiero seguir viniendo”, indicó.

Samuel Fuentes, cuarto año de pedagogía en matemáticas en la ULagos, asiste por primera vez al taller y manifestó que “me parece una excelente iniciativa porque es acercar la matemática de una manera más entretenida a los estudiantes, tiene el plus que nos encontramos personas de distintas edades y la modalidad está bien trabajada ya que se han nutrido de la experiencia. La matemática tiene que ser entretenida”, sostuvo.

Estudiante de tercer año de pedagogía en matemáticas, de la ULagos, Daniela Calderón, comentó que “el taller es muy entretenido, es abrir puertas para que los jóvenes puedan aprender matemáticas. Hay mucho prejuicio, tanto de los apoderados y los jóvenes que tienen miedo a abrirse a las matemáticas. Yo voy a seguir viniendo, hoy traje a mi hija y voy a traer a mis otros hijos”, afirmó.

Finalmente, Carlos Martínez, visiona los objetivos de  Los Talleres del Círculo Matemático, comenzando por plasmar desde las propias actividades, que cualquiera puede ver el mundo desde las ideas matemáticas, “quienes quieran ir más allá también pueden hacerlo, nosotros queremos abrir esa ventana. Lo más importante, es que quienes estamos involucrados, tenemos que sentir que el tiempo que invertimos en esto, nos moverá un paso hacia algún lado, nos vamos a quedar con algo en nuestra percepción, vamos a ver algo que no veíamos de la misma forma”, culmina el académico.

Sitios de utilidad